.woocommerce table.shop_table_responsive thead,.woocommerce-page table.shop_table_responsive thead{display:none}.woocommerce table.shop_table_responsive tbody tr:first-child td:first-child,.woocommerce-page table.shop_table_responsive tbody tr:first-child td:first-child{border-top:0}.woocommerce table.shop_table_responsive tbody th,.woocommerce-page table.shop_table_responsive tbody th{display:none}.woocommerce table.shop_table_responsive tr,.woocommerce-page table.shop_table_responsive tr{display:block}.woocommerce table.shop_table_responsive tr td,.woocommerce-page table.shop_table_responsive tr td{display:block;text-align:right!important}.woocommerce table.shop_table_responsive tr td.order-actions,.woocommerce-page table.shop_table_responsive tr td.order-actions{text-align:left!important}.woocommerce table.shop_table_responsive tr td::before,.woocommerce-page table.shop_table_responsive tr td::before{content:attr(data-title) ": ";font-weight:700;float:left}.woocommerce table.shop_table_responsive tr td.actions::before,.woocommerce table.shop_table_responsive tr td.product-remove::before,.woocommerce-page table.shop_table_responsive tr td.actions::before,.woocommerce-page table.shop_table_responsive tr td.product-remove::before{display:none}.woocommerce table.shop_table_responsive tr:nth-child(2n) td,.woocommerce-page table.shop_table_responsive tr:nth-child(2n) td{background-color:rgba(0,0,0,.025)}.woocommerce table.my_account_orders tr td.order-actions,.woocommerce-page table.my_account_orders tr td.order-actions{text-align:left}.woocommerce table.my_account_orders tr td.order-actions::before,.woocommerce-page table.my_account_orders tr td.order-actions::before{display:none}.woocommerce table.my_account_orders tr td.order-actions .button,.woocommerce-page table.my_account_orders tr td.order-actions .button{float:none;margin:.125em .25em .125em 0}.woocommerce .col2-set .col-1,.woocommerce .col2-set .col-2,.woocommerce-page .col2-set .col-1,.woocommerce-page .col2-set .col-2{float:none;width:100%}.woocommerce ul.products[class*=columns-] li.product,.woocommerce-page ul.products[class*=columns-] li.product{width:48%;float:left;clear:both;margin:0 0 2.992em}.woocommerce ul.products[class*=columns-] li.product:nth-child(2n),.woocommerce-page ul.products[class*=columns-] li.product:nth-child(2n){float:right;clear:none!important}.woocommerce #content div.product div.images,.woocommerce #content div.product div.summary,.woocommerce div.product div.images,.woocommerce div.product div.summary,.woocommerce-page #content div.product div.images,.woocommerce-page #content div.product div.summary,.woocommerce-page div.product div.images,.woocommerce-page div.product div.summary{float:none;width:100%}.woocommerce #content table.cart .product-thumbnail,.woocommerce table.cart .product-thumbnail,.woocommerce-page #content table.cart .product-thumbnail,.woocommerce-page table.cart .product-thumbnail{display:none}.woocommerce #content table.cart td.actions,.woocommerce table.cart td.actions,.woocommerce-page #content table.cart td.actions,.woocommerce-page table.cart td.actions{text-align:left}.woocommerce #content table.cart td.actions .coupon,.woocommerce table.cart td.actions .coupon,.woocommerce-page #content table.cart td.actions .coupon,.woocommerce-page table.cart td.actions .coupon{float:none;padding-bottom:.5em}.woocommerce #content table.cart td.actions .coupon::after,.woocommerce #content table.cart td.actions .coupon::before,.woocommerce table.cart td.actions .coupon::after,.woocommerce table.cart td.actions .coupon::before,.woocommerce-page #content table.cart td.actions .coupon::after,.woocommerce-page #content table.cart td.actions .coupon::before,.woocommerce-page table.cart td.actions .coupon::after,.woocommerce-page table.cart td.actions .coupon::before{content:' ';display:table}.woocommerce #content table.cart td.actions .coupon::after,.woocommerce table.cart td.actions .coupon::after,.woocommerce-page #content table.cart td.actions .coupon::after,.woocommerce-page table.cart td.actions .coupon::after{clear:both}.woocommerce #content table.cart td.actions .coupon .button,.woocommerce #content table.cart td.actions .coupon .input-text,.woocommerce #content table.cart td.actions .coupon input,.woocommerce table.cart td.actions .coupon .button,.woocommerce table.cart td.actions .coupon .input-text,.woocommerce table.cart td.actions .coupon input,.woocommerce-page #content table.cart td.actions .coupon .button,.woocommerce-page #content table.cart td.actions .coupon .input-text,.woocommerce-page #content table.cart td.actions .coupon input,.woocommerce-page table.cart td.actions .coupon .button,.woocommerce-page table.cart td.actions .coupon .input-text,.woocommerce-page table.cart td.actions .coupon input{width:48%;box-sizing:border-box}.woocommerce #content table.cart td.actions .coupon .button.alt,.woocommerce #content table.cart td.actions .coupon .input-text+.button,.woocommerce table.cart td.actions .coupon .button.alt,.woocommerce table.cart td.actions .coupon .input-text+.button,.woocommerce-page #content table.cart td.actions .coupon .button.alt,.woocommerce-page #content table.cart td.actions .coupon .input-text+.button,.woocommerce-page table.cart td.actions .coupon .button.alt,.woocommerce-page table.cart td.actions .coupon .input-text+.button{float:right}.woocommerce #content table.cart td.actions .button,.woocommerce table.cart td.actions .button,.woocommerce-page #content table.cart td.actions .button,.woocommerce-page table.cart td.actions .button{display:block;width:100%}.woocommerce .cart-collaterals .cart_totals,.woocommerce .cart-collaterals .cross-sells,.woocommerce .cart-collaterals .shipping_calculator,.woocommerce-page .cart-collaterals .cart_totals,.woocommerce-page .cart-collaterals .cross-sells,.woocommerce-page .cart-collaterals .shipping_calculator{width:100%;float:none;text-align:left}.woocommerce-page.woocommerce-checkout form.login .form-row,.woocommerce.woocommerce-checkout form.login .form-row{width:100%;float:none}.woocommerce #payment .terms,.woocommerce-page #payment .terms{text-align:left;padding:0}.woocommerce #payment #place_order,.woocommerce-page #payment #place_order{float:none;width:100%;box-sizing:border-box;margin-bottom:1em}.woocommerce .lost_reset_password .form-row-first,.woocommerce .lost_reset_password .form-row-last,.woocommerce-page .lost_reset_password .form-row-first,.woocommerce-page .lost_reset_password .form-row-last{width:100%;float:none;margin-right:0}.woocommerce-account .woocommerce-MyAccount-content,.woocommerce-account .woocommerce-MyAccount-navigation{float:none;width:100%}.single-product .twentythirteen .panel{padding-left:20px!important;padding-right:20px!important}
Farscape: cliffhangers, absurdo, humor y cómo lo mas terrible (casi) no tiene consecuencias.

Farscape: cliffhangers, absurdo, humor y cómo lo mas terrible (casi) no tiene consecuencias.

John Crichton estaba ensimismado en su pequeña nave unipersonal en medio del vacío del espacio. Necesitaba un tiempo a solas. Y su pequeña lata terrestre era el mejor lugar para escapar y quedarse contemplando las estrellas.

Se sentía anestesiado.

En un arranque de madurez, Aeryn Sun y él decidieron el destino de su relación lanzando una moneda. Tras ver el resultado, Aeryn se había largado en su propia nave y Crichton salió para verla irse.

Entre tanto, lo que quedaba de su tripulación aguardaba cada vez mas inquieta dentro de Moya, la gigantesca nave viviente que les había acompañado durante tres temporadas. La voz de Joolushko Tunai Fenta Hovalis (Jool, para los amigos) le despertó del letargo.

– ¿Estás vivo aún? ¿Sin combustible?

Crichton sacudió la cabeza y miró los indicadores.

– Sí, me queda poco -respondió con un susurro-. Voy de vuelta.

Pero como siempre, Harvey -la proyección de sí mismo que su máximo enemigo había plantado en su cerebro- eligió un momento de debilidad para aparecer.

– El inconsciente humano… es un lugar fascinante -dijo con su asquerosa sonrisa.

Y Crichton cayó en cuenta que Aeryn estaba embarazada.

Lo sabía.

Lo había sabido desde hacía tiempo y aún así la había dejado ir.

Desesperado retomó los controles.

– ¡Piloto! ¡Llévame con Aeryn!

– Está fuera de nuestro alcance -respondió el simbionte que manejaba a Moya.

– Fija su posición. Vamos tras ella -continuó sin tomarle en cuenta.

– Espera un micron -dijo Jool-. Primero iremos a mi… – pero no alcanzó a terminar la frase. La anciana le tiró del pelo y se dispuso a arrancarle una oreja de un mordisco.

– Obedece al comandante piloto -dijo la vieja.

Sin saber qué pasaba en la nave, Crichton recurrió a lo último que le quedaba.

– Piloto, por favor. Por el amor de Dios… por favor.

Tras unos instantes, la voz del simbionte apareció por el parlante del sistema de comunicaciones.

– Me aproximo al vector de la oficial Sun e inicio persecución de rescate…

En ese instante un brillo estalló tras la nave. Un remolino de luz apareció de la nada y comenzó a tragarla. Los gritos de la tripulación le llegaron distorsionados, y en un parpadeo, se quedó solo.

La negrura y la soledad del espacio le envolvieron.

– ¡Tienen que estar bromeando!

Desde la cara de Crichton comenzamos a alejarnos, salimos de la nave y seguimos el movimiento hasta que se transforma en un punto en medio de la nada, mientras las fatídicas letras se materializan:

CONTINUARÁ.

 

Farscape

Farscape es una serie de televisión que se emitió entre 1999 y 2003, y marcó un antes y un después respecto a la ciencia ficción en televisión. Concebida inicialmente en el Sci Fi Channel -en una época en que solo transmitían capítulos viejos de seriales antiguas-,  pronto se mostró distinta a lo que estábamos acostumbrados. En lugar de complejas tramas políticas o de primeros contactos típicos de las space operas, donde los protagonistas eran esencialmente políticos y militares (¿me escucharon Star Trek, Star Wars, Babylon 5, Deep Space 9?), Farscape apostaba por la aventura pura y dura, donde un grupo de inadaptados corría por toda la galaxia escapando de los malos de turno.

Uno de los puntos altos de esta serie fueron sus valores de producción. Los escenarios eran hermosos, el CGI del espacio y los combates era espectacular, y la combinación con los efectos prácticos dejaron la vara muy alta. Porque en un universo en el cual los humanos (y los pacificadores) eran una rareza,  la norma era tener decenas de criaturas humanoides y no humanoides.

Por ejemplo, se atrevieron a poner a un “Dominar” como parte fundamental de la tripulación. Un personaje que era una mezcla de animatronic y marioneta que interactuaba con los personajes de carne y hueso. ¿Cómo no querer a una serie donde el títere no parece tal, y es un viejo reaccionario, mentiroso, ladrón y al mismo tiempo adorable? Si hasta le toca su cuota de sufrimiento y tortura.

La empresa responsable de estos increibles humanoides y extraterrestres no es ni mas ni menos que la Jim Henson Company, la misma de los muppets. Cuenta la historia que Brian Henson quiso hacer esta serie para demostrar que no sólo hacían cosas para niños.

La trama

Pero ¿de qué trata Farscape? Muy resumido, es la historia de John Crichton, un astronauta terrestre que al realizar un vuelo experimental para ver si se podía usar la rotación y gravedad terrestre para acelerar una nave, es atrapado por un agujero de gusano que lo lanza a un lugar distante del universo.

Esta premisa nos permite descubrir un universo loco, delirante y peligroso a través de Crichton, quien a parte de ser un astronauta calificado, es un nerd de tomo y lomo. Sus intervenciones están salpicadas de alusiones a la cultura pop y su sentido del humor hace tragar las cosas más difíciles de creer.

Acá pueden ver el piloto, en español:

Pero ¿Qué tienen que ver los cliffhangers?

Pues que la serie es eso: un cliffhanger tras otro. Y pienso demostrarlo.

 

Colgando del precipicio.

El término “cliffhanger” significa, literalmente, “colgando del precipicio”. Se utiliza extensamente en las series de televisión, y es una adaptación de una técnica literaria que se remonta tan atrás como hasta “las mil y una noches”, donde Scherezade dejaba el final de los cuentos para la noche siguiente, de manera que el sultán le perdonara la vida una noche más, ansioso por saber cómo seguían las historias.

Así, un cliffhanger consiste en la presentación de un conflicto que pone en riesgo al protagonista, pero no ofrece una solución o resolución. Así crea la urgencia de saber qué sigue, pues juega con nuestra necesidad de armar patrones. Un conflicto sin final es un puzzle sin resolver. Y eso causa stress.

El problema de los cliffhangers es que eleva las expectativas. Por lo tanto, si la respuesta a cómo nuestro héroe salió del aprieto no está a la altura, entonces puede gatillar el efecto contrario al deseado: que lancen nuestro texto a la basura, o pateen el televisor.

 

Farscape y los cliffhangers

El inicio de este artículo es mi “novelización” de los últimos minutos del último capítulo de la tercera temporada:

Como verán, es un cliffhanger de libro de texto: el héroe queda abandonado a su suerte en medio de la nada, sin combustible y sin posibilidades de ser rescatado. Tomen en cuenta que es el final de temporada: es decir, había que esperar alrededor de un año para ver el primer capítulo de la cuarta temporada, y así saber la resolución del conflicto.

Pues bien, en Farscape esta técnica no sólo se ocupaba en los finales de temporada, sino que muchas veces como finales de capítulos, e incluso como finales de escenas (volvemos de comerciales). Quizás es una de las claves de por qué enganchaba tanto.

Pero a base de repetir la fórmula, comencé a darme cuenta de ella.

Verán, una cosa importante al escribir ficción (y eso aplica también a cualquier formato multimedia), es que el espectador no vea el truco: que no vea cómo es que sacas el conejo del sombrero. Porque en ese momento comienzas a notar que el dorado no es oro, sino que pintura descascarada, y que la magia no es mas que humos y espejos.

En cierto punto me pasó eso con esta serie. Me di cuenta del dispositivo utilizado para mantenerme pegado al asiento una vez a la semana, lloviera o nevara. Y eso me hizo bajar las revoluciones (aunque la cosa fue mejorando con otras genialidades… no por nada recomiendo la serie).

Resulta que había un patrón: final con cliffhanger, de esos que te dices “es imposible que salga de esta”. Pero en el siguiente capítulo la solución era tan banal y rápida, que despachaban el problema en dos minutos o menos, y a otra cosa mariposa.

Esta forma de resolver los problemas fue la que me hizo darme cuenta del “backstage” y ver el tinglado. Por eso, ahora tengo mucho ojo con abusar de este recurso.

 

 

Pero aún así es entretenida

Si algo tenía la serie era su impredictibilidad. Allá afuera hay un universo colorido, absolutamente demente y letal. Y por lo mismo, nunca podías saber con qué nuevo truco iban a salir. La razón de esta locura organizada, en parte, se debe a que el set de Farscape era extrañamente democrático y colaborativo. Resulta que todos (y cuando digo todos, me refiero a TODOS) los que participaban en la serie podían opinar y dar ideas. Esto incluye a los actores, pero también a los técnicos e incluso carpinteros.

Entonces, con tanta gente bullendo de ideas y colaborando, no es de extrañar que las cosas salieran como lo hicieron: disparatadas, excitantes y frescas.

 

 

Hay orden en el caos

Quizás doy la impresión de que la serie es extremadamente caótica.

No es así.

En el caos hay un orden, y Farscape no es la excepción. A medida que las temporadas se iban sucediendo, podían verse arcos argumentales de largo aliento. Esto fue tan así, que en algún punto se pasó de “el escape de la semana” a una gran historia contada en muchos capítulos. Esto es especialmente cierto hacia el fin de la tercera temporada y toda la cuarta.

Por otra parte, los personajes evolucionaban. Se creaban enemigos y amigos, pero las distinciones muchas veces se hacían borrosas. Algunos personajes crecieron y trascendieron, mientras que otros murieron. Algunos aparecían, se iban a cumplir sus propias agendas, y luego volvían a aparecer. Y al mismo tiempo la psique de todos iba cambiando (para bien o para mal).

Entonces, tenemos una historia viva que cambia y muta de capítulo a capítulo; mundos fantásticos con muy buena producción; criaturas verosímiles y con protagonismo, en un universo donde los humanos son la minoría; un humor geek con múltiples referencias a la cultura pop, ciencia ficción, fantasía, televisión y cine que te mantienen atento, tratando de identificar a qué se refieren; mujeres muy sexys y malos malísimos; y el absurdo llevado a niveles sublimes como en el capítulo donde Crichton está inconsciente y sueña con farscape estilo looney toones.

 

¡No puede terminar así!

Tras cuatro temporadas el viaje fue entretenido, largo y agotador. Muchas de las tramas se cerraron y otras cuantas quedaron abiertas. Pero el final de la cuarta temporada fue el más horrible que puede haber y pasó a la historia como unos de los cliffhangers más grandes de la historia. ¿Por qué? Porque no sólo era el final de la temporada, sino porque cancelaron la serie y no hubo resolución. ¿Quieres saber cómo fue? Pues aquí lo tienes:

 

 

La indignación fue tal, que se inició una de las primeras campañas en internet para que se finalizara bien la serie. Y resultó. El resultado, una miniserie de 2 horas llamada “Peacekeepers wars”, donde se ataban todos los nudos… pero que termina con un final abierto que puede ser satisfactorio o no, dependiendo de con qué pie te levantes el día en que lo veas.

Raya para la suma: Farscape es una gran serie. Si eres fan de la ciencia ficción no puedes perdértela. ¡Y está en youtube, en español, completa!

Asi que te invito a verla y me cuentes qué te parece. Te espero.

Artículos Relacionados

Add Comment

Deja un comentario