Skip to main content
Reseña de El Halcón Maltés

86 años no son nada: reseña de “El Halcón Maltés”

“El Halcón Maltés” es, sin duda, un clásico. En la pantalla grande, con Bogart y Peter Lorre, dirigidos por Huston. Y en el papel, donde Hammett dio vida a uno de los detectives mas innolvidables.

Y sin embargo, no había visto ni la película ni leído el libro. Lo que también habla de lo impresionante de su huella y legado, pues sin haber accedido a ninguno de los dos, conocía a los personajes, la historia (a grandes rasgos) y el tono.

Todo detective duro de la ficción le debe algo a Hammett (y a Chandler, que será el siguiente clásico a leer). El mundo duro, desesperado y corrupto, con un anti héroe que se diferencia en poco de los “malos”, es una de las grandes creaciones del género negro donde Hammett destaca.

Pero ¿a qué viene todo esto? No voy a reseñar un libro y una historia que se conoce por todos lados, sino que quiero dar las impresiones que me causó la novela, ahora que estoy investigando para mi próximo proyecto.

Lo primero que me descolocó fue que me sacó el cliché de detective reflexivo. Pensé que sería una novela narrada en primera persona, desde el punto de vista del detective, pero no es así. ¡El narrador está en tercera persona! Y no es la tercera persona curiosa, que se mueve de aquí para allá y de vez en cuando se mete en la cabeza de los personajes. Nada de eso: mas que un narrador, es una cámara que sigue a Spade y sólo se dedica a registrar situaciones, vestimentas, acciones y diálogos.

Es esta economía de recursos, un minimalismo narrativo donde sólo vale lo que sucede y no lo que se piensa, es lejos lo que más me impresionó de esta obra. ¿Por qué, dirás tú? Pues porque aún cuando no nos metemos en las cabezas de los personajes, sabemos perfectamente cómo se sienten, porque Hammett se encarga de mostrarlo en lugar de contarlo. Esta novela es el ejemplo perfecto del “no cuentes: muestra”. ¿Spade está enojado? Pone las manos en puño y sus nudillos resaltan. ¿No le interesa una mujer que acaba de perder a su marido? Cuando lo abraza, él mira la hora en el reloj de su muñeca.

Otra cosa que me gustó mucho es el manejo mezquino de la información, donde todos ocultan algo y te llega a exasperar el no saber por dónde van los tiros.  Frases dichas a medias, elipsis, y el detective sonsacando información fingiendo que lo sabe todo y forzando a los personajes a mostrar sus cartas… o un trocito de ellas, realmente arman un rompecabezas que al final importa poco si el lector lo resuelve (aunque se devane los sesos por hacerlo).

Finalmente, los personajes y sus interacciones son el motivo de la obra y donde brilla. Un relato cínico, pero con alma, que a pesar de tener más de 86 años se siente fresco y novedoso.

Ahora sólo me queda pendiente ver la película. Y con Huston, no puede ser una mala experiencia.

 

El halcón maltés Book Cover El halcón maltés
Dashiell Hammett
Fiction
Alianza Editorial
2000-01
272

La audaz mezcla de realismo descarnado y sentimientos románticos, habitual en la narrativa de DASHIELL HAMMETT (1894-1961), alcanza en EL HALCÓN MALTÉS (1930) su mejor plasmación. Una estatuilla con figura de halcón que los caballeros de la Orden de Malta regalaron al emperador Carlos V en 1530 ha sido objeto, durante más de cuatro siglos, de robos y extravíos. Cuando, tras mil peripecias, llega a la ciudad de San Francisco, un grupo de delincuentes trata de apoderarse de ella, lo que da lugar a conflictos, asesinatos y pasiones exacerbadas. A ello contribuye el detective Sam Spade mediante el empleo de la violencia más cruda y la creación de situaciones arriesgadas e imprevisibles, aunque siempre esclarecedoras. Basada en esta obra, John Huston realizó en 1941 una magistral película protagonizada por Humphrey Bogart, Mary Astor y Peter Lorre.

Deja un comentario